Odonto
pediatría

En Clínica Dental Monterols sabemos que un buen diagnóstico a tiempo puede prevenir futuros problemas y el cuidado de la salud oral de los más pequeños es prioritario. El cuidado dental que recibimos de pequeños marca la salud dental para toda la vida.

Odontopediatría

En Clínica Dental Monterols sabemos que un buen diagnóstico a tiempo puede prevenir futuros problemas y el cuidado de la salud oral de los más pequeños es prioritario. El cuidado dental que recibimos de pequeños marca la salud dental para toda la vida.

Los dientes de leche son importantes para los niños para poder masticar y hablar correctamente, además también sirven para preservar el espacio para que los permanentes erupcionen con normalidad. El control de crecimiento de los maxilares es importante para prevenir posibles defectos en el perfil facial y la oclusión durante el crecimiento y la madurez.

Nuestra odontopediatra es especialista en tratamientos dentales en los más pequeños. Su simpatía, naturalidad y buena sintonía con los niños hace que la visita al dentista sea divertida, lúdica y agradable. Además su capacidad didáctica hará que tanto niños como padres aprendan unos correctos hábitos y rutinas que le acompañarán siempre.

Nuestros
Tratamientos
de Odontopediatría
especializados

Primera visita de adaptación al dentista: La primera visita al dentista de los niños es muy importante. El factor psicológico es esencial en la odontopediatría. Con las visitas a nuestra clínica, los más pequeños se irán familiarizando con el entorno de la consulta y establecerán un vínculo con el odontopediatra. Esto es clave para que no desarrollen miedo al dentista.

Evitar patologías a la infancia es esencial para tener una boca sana en un futuro. Por eso parte de la odontopediatría se basa en la prevención oral, para evitar desarrollo de patologías como la caries.

El odontopediatra tiene, además, un papel destacado en la educación oral de los más pequeños porque ayudará a que adquieran buenos hábitos de higiene oral y asesorará los padres sobre como manejar la salud bucal de sus hijos, enseñándoles las mejores técnicas de cepillado y como aplicarlas de una forma didáctica y educativa.
Realizamos una limpieza profesional acompañada de unas instrucciones de higiene oral para que los niños puedan eliminar diariamente la placa bacteriana.
La aplicación de flúor tópico en dientes de leche o dientes definitivos es un procedimiento sencillo que permite fortalecer el diente y aumentar su resistencia a la caries.
Se trata de un tratamiento de odontología infantil destinado a suavizar la anatomía de la superficie oclusal de los molares y premolares.
En esas piezas dentales la remoción de placa bacteriana es muy compleja, por lo que son más propensos a las caries, sobretodo en los primeros años después de la erupción.
Muchas veces, los dientes de leche no acaban cayéndose solos y necesita una ayuda por parte del odontopediatra para que se caigan y así favorecer la erupción correcta del diente definitivo.
Hace referencia al tratamiento pulpar del nervio. Cuando la caries ha llegado al nervio se realiza:
Pulpotomía: consiste en eliminar parte de la pulpa o nervio de los dientes. Se coloca un material junto con el nervio permanente y se realiza la reconstrucción de la pieza.
Pulpectomía: consiste en eliminar 2/3 partes de la pulpa o nervio del diente temporal. Se procede a llenarlo con un material que se reabsorbe al mismo tiempo que el diente para evitar que interfiera en el definitivo. Finalmente el diente se restaura definitivamente.

Son recomendados después de la pérdida de un diente de leche prematuramente, puesto que esta pérdida supone el desplazamiento de los dientes adyacentes, generando problemas en la futura erupción de los dientes.

La erupción dental es un proceso fisiológico donde el diente se desplaza desde su posición inicial en el maxilar hasta su posición final en la boca. La erupción de los dientes de leche marca un momento clave en la salud bucodental de los más pequeños. Influye al proceso del habla, ingesta, alimentación, deglución y masticación. Si no se cuidan los dientes de leche de manera correcta, se puede producir una pérdida prematura y generar problemas más complejos. Para evitar complicaciones dentales durante estos procesos es importante acudir al odontopediatra para vigilar y controlar la correcta erupción de las piezas dentales y que este siga el procedimiento habitual.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Una boca sin caries durante la infancia está relacionada con una boca sana durante la edad adulta. Hay que empezar a cuidar la boca desde pequeños. Si existe una infección en los dientes de leche, los dientes permanentes que se encuentran debajo se pueden ver afectados. Los dientes de leche sirven para que el niño mastique bien, hable correctamente y para mantener el espacio para que salgan los dientes permanentes.

Provocan dolor intenso, infecciones faciales, mayor índice de caries en dientes permanentes, afectaciones en los dientes permanentes (afectaciones en el esmalte, cambios en el camino de erupción, cambios en la posición de la arcada, etc.)

El chupete durante los primeros meses de vida tiene efectos beneficiosos para el bebé. Los efectos perjudiciales aparecen si no se retira a partir de los tres años. Por eso es recomendable retirar el chupete progresivamente desde el primer año. Si no, podremos tener problemas en el crecimiento de los maxilares con deformidades óseas.

El sellado de fisuras es una medida preventiva eficaz para evitar la aparición de caries. Este procedimiento consiste en la aplicación de un material fluido sobre las fosas y fisuras de los dientes que al endurecerse actúan como una barrera física para evitar el acceso de las bacterias que producen la caries. A partir de los 6 años podemos empezar a sellar las fisuras.

Los dientes de leche comienzan a salir sobre los 6 meses. Los primeros son los incisivos inferiores. A los 30-36 meses se produce la aparición de los últimos molares temporales.

Los dientes definitivos empiezan a salir a partir de los 6 años. Comienza erupcionando el primer molar permanente, conocido como la muela de los 6 años. Esta pieza aparece justo por detrás del último molar de leche sin sustituir ningún diente. Poco después se comienza el recambio de los incisivos, normalmente los inferiores. Una vez se han recambiado los cuatro incisivos, pasará algún tiempo sin producirse ningún recambio. Hacia los 8-9 años se recambian las muelas temporales y los caninos.