Bruxismo

El bruxismo o apretamiento dentario es una patología muy frecuente en nuestra sociedad: lo sufre aproximadamente un 70% de la población de nuestro país.

Brusxismo

El bruxismo o apretamiento dentario es una patología muy frecuente en nuestra sociedad: lo sufre aproximadamente un 70% de la población de nuestro país.

El bruxismo es conocido también como la “enfermedad silenciosa”, ya que muchos de los que la padecen no son conscientes de ello. Esta enfermedad consiste en apretar la mandíbula inconscientemente, lo que hace que rechinen los dientes y se produzca un desgaste.

La articulación temporo-mandibular (ATM) se trata de la articulación que une la mandíbula con el cráneo. Debemos tener en cuenta que la ATM está en continuo funcionamiento y muchas veces por la noche mientras dormimos también.

Es fundamental realizar un diagnóstico y tratamiento precoz del bruxismo para evitar que la enfermedad avance y haga falta el uso de tratamientos quirúrgicos.

Nuestros
Tratamientos
de Bruxismo
especializados

En casos de bruxismo en que el desgaste de los dientes es muy intenso y avanzado, será necesaria una rehabilitación completa de toda la estructura dental. La rehabilitación oral completa por bruxismo es un tratamiento restaurador estético y funcional multidisciplinario, donde hay que hacer un estudio protésico previo para decidir qué tratamiento realizaremos en cada pieza dental para recuperar la oclusión, función y estética perdida.

El caso tiene que ser analizado individualmente, pero el objetivo principal será restaurar toda la estructura dental perdida mediante la realización de fundas o incrustaciones en todas las piezas. En algunos casos hay que realizar endodoncias de algunas piezas dentales porque el desgaste dentario ha hecho que se transparente el nervio.
El bruxismo puede estar causado por un problema psicológico como es el estrés. Por lo tanto habrá que abordar el tratamiento de una manera multidisciplinaria.

Desde un ámbito odontológico, una de las soluciones es la férula de descarga, un protector acrílico rígido realizado a medida de cada paciente que amortece la presión y fuerza que ejercitan los dientes entre sí. Esta férula tiene un grosor de unos 2-3 mm que impedirá el desgaste prematuro de las piezas dentales además de corregir los dolores de cabeza, cervicales o de oreja que provoca el bruxismo.

La férula tiene forma de herradura y al colocarse en la parte superior de los dientes, no lleva paladar. El objetivo es evitar el contacto de los dientes para que se produzca una relajación de la musculatura. Además la férula se irá desgastando, puesto que está fabricada de un material más blando que los dientes.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

En algunas ocasiones el diagnóstico lo hace el odontólogo mediante una exploración clínica y radiológica. A veces podemos ver en nuestra boca signos como desgaste dental, fisuras en el esmalte, facetas de desgaste, abrasiones cervicales a los cuellos dentarios, fracturas dentarias y presencia de clics articulares al abrir y cerrar la boca.

Si la enfermedad no se trata de forma correcta y precoz podrá avanzar apareciendo dolor articular, limitación de la movilidad de la boca y masticación o episodio de bloqueo articular, dolor de cabeza y dolor en las cervicales.

En general, la mayoría de la sintomatología puede ser tratada mediante métodos conservadores: férulas de descarga o de re-posicionamiento mandibular. A veces la musculatura facial y cervical se ve afectada generando contracturas y dolor de cabeza, por lo que necesitamos la actuación combinada de un fisioterapeuta. En casos extremos habrá que realizar intervenciones quirúrgicas para reducir el problema.